Camino Conciencia

Lucio Aneo Séneca

En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro.

De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.

Frases y Citas de Séneca

—La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.​​

—Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.​​

—Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.​​

—No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.​​

—La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.​​

—El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios.​​

—Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.​​

—La amistad siempre es provechosa; el amor a veces hiere.​​

—¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.​​

—El primer arte que deben aprender los que aspiran al poder es el de ser capaces de soportar el odio.​​

—El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.​​

—El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto.​​

—Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.​​

—Jamás se descubriría nada si nos considerásemos satisfechos con las cosas descubiertas.

—Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor.​​

—La naturaleza nos ha dado las semillas del conocimiento, no el conocimiento mismo.​​

—Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida.​​

—Merece salir engañado el que al hacer un beneficio, cuente con la recompensa.​​

—Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales.​​

—Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.​​

—¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor.​​

—Tan grande como la turba de los admiradores es la turba de los envidiosos.​​

—Es tan grande el placer que se experimenta al encontrar un hombre agradecido que vale la pena arriesgarse a hacer un ingrato.​​

—Mostrarse asustado sin motivo aparente es dar a conocer que se tiene razón de temer.​​

—No os espante el dolor; o tendrá fin o acabará con vosotros.​​

—No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.​​

—El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores.​​

—Lo que has de decir, antes de decirlo a otro, dítelo a ti mismo.​​

—Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.

Reflexiones de Séneca

Ir arriba